sábado, 11 de enero de 2014

ABRIL 2013

Como si de repente,
la luna creciente,
se acercara irreverente.
Indecente tu piel,
me seduce,
me conduce, 
me reduce a la mínima expresión.
Como si de repente,
me vieras en la fuente,
por primera vez...

Todo es posible en esta tarde de abril,
hasta el cielo añil,
sin alterarse,
sostiene el amor,
y su perfume me entretiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario