sábado, 2 de abril de 2016

LA BREVEDAD ALIMENTA LOS SUEÑOS.



Saciándonos el hambre,
de puro amor.
Debiera irme ya,
es mejor.
La brevedad alimenta sueños...

Me vestí con pereza, sin prisas,
mientras canturreaba a Tom Waits.

Tropecé con el gato de la vecina,
salía detrás de ella...
era negro,
de mal augurio,
al contrario,
se arrimó a mis piernas,ronroneando,
maullando dulcemente,
como un beso de despedida.

2 comentarios: